Centro de especialidades médicas

Av. Simón Bolívar, 17, local 22 Málaga

¡Llámanos!

+(34) 951 46 30 42

Medicina interna

La práctica de la Medicina Interna incluye acciones de promoción, prevención, recuperación, rehabilitación y educación para la salud.

Junto con los médicos de atención primaria, los internistas poseen un papel fundamental en el campo de la preservación de la salud. La identificación de factores de riesgo individuales y colectivos para el padecimiento de determinadas patologías, la colaboración con las autoridades sanitarias en la elaboración de guías y programas de prevención y conservación de la salud, y por último, la supervisión de la aplicación de dichos programas y actuaciones preventivas, debieran ser actividades fundamentales de la práctica médica diaria del internista.

En la práctica médica diaria, a través de un correcto y profundo conocimiento de la fisiopatología y semiología de las distintas entidades patológicas, el especialista en Medicina Interna es capaz de elaborar un adecuado diagnóstico diferencial, que permite llegar con la ayuda de las exploraciones complementarias pertinentes (cuándo éstas sean necesarias) a un correcto diagnóstico del proceso en cuestión. El fin fundamental de la práctica médica del internista es el correcto tratamiento de los enfermos que soliciten su atención. Dicho tratamiento abarca actuaciones instrumentales elementales (como por ejemplo la paracentesis evacuadora), modificaciones en el estilo de vida (como por ejemplo la instauración de regímenes dietéticos), o instauración de tratamientos farmacológicos.

El internista debe responsabilizarse en el cuidado personal y continuo de los enfermos que estén bajo su atención, actuando además como un consultor con otros especialistas y, a su vez, siendo capaz de integrar las opiniones de estos en beneficio del cuidado integral del paciente.